Get Adobe Flash player

Torres más altas han caído

Un nuevo día. Después de montar los álabes y el rotor, se ajustó el muelle de la cola del rotor:

Llenando de agua el depósito subterráneo, un circuito cerrado que moverá la rueda de molino bombeado por el émbolo alternativo de la areobomba:

Resolviendo los últimos detalles del molino:

Chuchi y Julián colocando los arneses a Peña, un alumno. Seguridad, ante todo seguridad:

Presentando el molino en la torre. Julián la maneja muy bien como si fuera un cometa:

Para acoplar el rotor al eje de la torre surgió un problema imprevisto: el agujero del rotor debía entrar de manera completamente concéntrica en el eje de un diámetro ligeramente inferior. En el medio del agujero hay un rebaje que impide que el rotor descienda si tiene una mínima inclinación con respecto el eje. La solución en tierrra es muy fácil…. Pero en altura el asunto cambia al perder maniobrabilidad, aparte del peligro de caídas.

Afortunadamente, la habilidad de Julián y Peña hizo el resto. ¡Fantásticos los dos! Una operación que podía suponer el perder toda la mañana con muchos intentos, la resolvieron en un santiamén. Veámoslo:

Deja un comentario